Blog Inmobiliario Español

Mensajes etiquetados Elena Salgado

La suerte debería acompañar a los hombres audaces, que no temerarios. Audaz y valiente es la intención de Luis de Guindos para desatascar el empacho inmobiliario de la banca. Llevo diciendo años que el principal problema de España se llama “banca” (entiéndase por tal el sistema financiero en su conjunto, que hay mucho suspicaz).

Se ha hablado y criticado mucho en los últimos tiempos el concepto de banco malo –yo el primero- pues no es de recibo que sean los ciudadanos en su conjunto, eso que llamamos Estado, quien apechugue con las pérdidas en que han incurrido ciertas empresas privadas, llámense bancos, cajas de ahorro o videoclubs. Es más, si llegara el caso –que espero que no-, esto no podría salirles gratis ni a los gestores –que deberían responder penalmente por sus comportamientos y decisiones-  ni a los dueños –cuya participación debería quedar diluida- de esas empresas.

Sin embargo, hay algo que quizá pasa desapercibido en el fragor de la batalla diaria, y es que el banco malo, el peor banco posible, es el que tenemos ahora.

En mi blog he criticado, en ocasiones ferozmente, al gobernador MAFO, a los representantes de la banca (Miguel Martín de la AEB, Santos González de la AHE), a los banqueros más sonados y representativos y, por supuesto, al Gobierno socialista, en especial a Elena Salgado, pero también a Solbes, Blanco y Zapatero. Me resulta intolerable que no se hayan atrevido a coger el toro por los cuernos desde el primer minuto. Me resulta inaudito que pensaran que esta crisis financiera tenía una cura similar a la de los primeros años noventa: Ni por las dimensiones del problema –endeudamiento de familias y empresas de 0,7 veces el PIB en 1990, y de 1,8 veces en 2008*-; ni por la (ausencia) de política monetaria, ergo de la posibilidad de devaluar y así tramposamente abaratar todos los activos existentes dentro del territorio nacional. La gente tiene la idea de que, hasta esta crisis, la vivienda no había bajado nunca. Falso de toda falsedad si descontamos la inflación y las varias devaluaciones que González aplicó a nuestra añorada peseta.

¿Cuál ha sido la estrategia que se ha seguido desde 2008 hasta hoy? La inacción. Así lo describen los reputados chicos de Nada es Gratis en el libro homónimo que publicaron hace tres meses. MAFO y compañía esperaban que el tiempo lo curara todo, cuando no hacía sino agravar el problema, por dos razones: Por un lado, y dado que la banca española tiene una terrible dependencia de la financiación exterior mayorista (los depósitos de los españoles no cubren ni de lejos los préstamos concedidos), cualquier crisis de liquidez es letal para nuestras entidades (como estamos viendo repetidamente y en especial desde mayo de 2010). Por otro lado, porque la refinanciación de los préstamos impagables de las promotoras zombis hace que crezcan exponencialmente con lo que un problema manejable deviene con el tiempo en inmanejable.

Y cuando vieron que en efecto la situación había encallado y se estaba agravando, pensaron que con una oleada de fusiones se calmaría la fiera. Para esto partían de una premisa: “El sistema financiero en su conjunto está bien. Pero hay alguna entidad malita. Así que basta con que las sanas deglutan las enfermas y todo habrá pasado.” La premisa era falsa. Porque el conjunto del sistema no estaba ni está bien. Está muy tocado. Lo que había y hay son entidades moribundas, entidades muy enfermas, y entidades tocadas. El proceso de fusiones fue un desastre. Primero, porque no supuso reconocer la calidad de los activos (las pérdidas ocultas). Segundo, porque se elevó el riesgo sistémico, por el proceso de concentración. Tercero, porque los gestores del desastre seguían siendo los gestores de las fusionadas. Cuarto, porque las taifas y el cálculo político impusieron unas fusiones absolutamente descabelladas.

MAFO, Salgado y Zapatero –tal vez mal e interesadamente asesorados por algún banquero- han llevado a nuestro sistema financiero al borde del precipicio. Han convertido un sistema ejemplar en el más contaminado y sospechoso de Occidente, que ya es decir. Pero eso no es lo peor.

Lo peor es el daño que han infringido a la sociedad española. Un daño económico incalculable que ha derivado en otros perjuicios de mayor enjundia. No puedo entender como estos tipos se han ido con medallas al cuello en lugar de sogas -entiéndanme, es una manera de hablar-. MAFO, Salgado y Zapatero han propiciado el mayor saqueo de la historia reciente de España; han puesto por encima del bien común una determinada manera de “sanar” la banca que a la postre ni siquiera para eso ha servido.

Sean conscientes de lo que ha pasado: durante 2008, 2009, 2010 y 2011 –esperemos que esto se frene ya- estos señores han permitido que la banca fuera saneando sus balances poco a poco y lentamente a costa del estrangulamiento financiero del país, con cientos miles de víctimas directas por el camino –autónomos y desempleados- y prácticamente cuarenta y siete millones de víctimas indirectas. Para tal propósito, además, no se les ha puesto nada por delante. Les han modificado leyes -¿lo han hecho para los desahuciados, por ejemplo?-, les han facilitado avales, les han propiciado otras formas de obtener ingresos, les han aportado dinero público, han consentido acuerdos que no pasarían las reglas básicas de la libre competencia, etc., sin ni siquiera tener la vergüenza torera de obligarles a recapitalizarse con los beneficios obtenidos cada año. Descaradamente, el desvalijamiento de España ha servido para soltar jugosos dividendos a los accionistas –los dueños- de estas entidades que sólo se sostienen porque el Estado las avala.  En definitiva, han esquilmado al país, han empobrecido a todas las capas sociales, han abortado los incipientes sueños de los jóvenes.

Y todo esto, ¿para qué? Para nada. Fíjense en un detalle que ha pasado prácticamente inadvertido. Una gran empresa como FCC que, como todas las grandes del país, hasta ahora no había tenido problemas de financiación –siempre ha habido clases- se ha visto obligada a deshacerse de la joya de la corona –Torre Picasso- ¿fruto de su estrategia de rotación de activos? No nos engañemos. Fruto del ahogo financiero. Es un síntoma clarísimo del desmoronamiento del sistema financiero.

Así las cosas, en España tenemos dos opciones: la opción A es seguir con la estrategia del avestruz: nos sentamos a ver la tele esperando la llegada de la Parca. La opción B es hacer lo que esté en nuestras manos. Darle la vuelta a la tortilla. Tratar de convertir las debilidades en fortalezas y las crisis en oportunidades. Es la hora de los hombres valientes.

*Cuando Aznar cedió la Moncloa a Zapatero el ratio era de 1 vez el PIB. Éste último prácticamente lo dobló (1,8 en 2008). Lo digo a efectos de aquellos que culpan del desastre en exclusiva al Gobierno popular o de los que venden que los socialistas quisieron cambiar el modelo productivo.

 

Pues ya tenemos Gobierno, un ejecutivo de, como le gusta decir a Ángel Nieto, 12+1. O de 12 apóstoles más Soraya Magdalena y Mariano como Cristo redivivo –lo que se corresponde bien con la imagen del Aznar Bautista decapitado en Atocha-.

Es un Gobierno decente. Gente en términos generales solvente, con principios, bien formada, y con dilatada experiencia. Admito que desconozco casi todo de algunos de ellos –Wert, Báñez, Morenés y Fernández Díez- y que hay otros que no me gustan demasiado pero, claro, esto es como en el fútbol: el entrenador es Rajoy y él elige el equipo.

No es en absoluto un gobierno revolucionario. Antes al contrario, Rajoy ha optado por personas que refuerzan lo que él considera su mayor virtud: previsibilidad y sentido común. Es un equipo de fieles que está acostumbrado a jugar “de memoria”, si vale el símil futbolístico. Un equipo que no necesita pretemporada, para entendernos.

Como contrapartida creo que me puedo ir olvidando, al menos de momento, de una de las peticiones que le hice a Rajoy hace un mes en el post “Querido Mariano: que lo urgente no camufle lo importante”. Los hombres y mujeres que conforman el equipo de Gobierno no tienen la independencia, la autonomía, el empuje o las ganas de acometer con firmeza la necesaria reforma profunda que necesita el sistema –partitocracia, politización de la justicia, confusión del legislativo y el ejecutivo, ley electoral, autonomías,…-. Bien es cierto que ahora lo urgente es la cosa pecuniaria, y que probablemente un Gobierno con otro perfil hubiera sido visto por Bruselas y por nuestros acreedores con recelo. Lo cual quiere decir que Rajoy empatiza bien, se pone en la piel del contrario y toma decisiones previendo su reacción. Seré paciente en este sentido y esperaré a que se encauce –ojalá- la situación económica para ser más beligerante cuando pasen las urgencias.

Respecto de mi otra petición, la de poner coto al capitalismo crony y fomentar el libre mercado, soy más optimista. Aparte del paquete de medidas ya anunciadas para empresas y autónomos –todas positivas y necesarias-, me parece un acierto colocar a Ana Pastor en Fomento. La considero una de las personas más responsables e íntegras de este Gobierno. Con ella no habrá casos “campeón” seguro. Pero lo que más me gusta de Ana Pastor es que no es una mujer al dictado de las grandes del Ibex, jamás ha comido de constructoras, eléctricas o bancos.

Iré al grano. Estoy contento con el nombramiento de Montoro. Creo que es el hombre adecuado para llevar las cuentas del Reino. Anticipo que será un buen contable y mejor controller.

A Luis de Guindos lo sigo desde hace tiempo. Él y Jordi Sevilla –qué buen vasallo de haber tenido buen señor- han formado un estupendo tándem de opinión en las páginas salmón de El Mundo dominical. Ayer por la tarde Jesús Encinar tuvo el acierto de recuperar, para sus seguidores en Twitter, una entrevista que le hizo para Idealista la periodista Paloma Martínez Almeida en marzo de 2010 que podéis leer aquí. He extractado algunas de sus afirmaciones respecto del sector inmobiliario, la mayoría de las cuales suscribo:

el problema fundamental ha sido el crecimiento del crédito en España, que ha sido muy fuerte durante mucho tiempo y ha provocado una excesiva concentración de riesgo, especialmente en promotores. Entre 2003 y 2007, prácticamente no ha habido ningún país del mundo donde el crédito haya crecido tanto como en España y además mucho incremento de este crédito ha estado ligado a la exposición al sector inmobiliario

“para reducir el déficit rápidamente de acuerdo con el programa de estabilidad vamos a aplicar una política fiscal restrictiva en un momento en el que la economía privada no se ha recuperado, por lo que podemos tener un efecto contrario. Para que el ajuste presupuestario que se tiene que producir sea creíble y genere confianza es básico que vaya acompañado de reformas económicas importantes: (…) laboral, pensiones, restructuración financiera, y reformas de los mercados de bienes y servicios”

“según el FMI entre 2001 y 2006 el país donde más subió el precio de la vivienda en términos reales fue España y sin embargo ha sido de los que menos se ha ajustado a la baja desde que estalló la burbuja inmobiliaria. Ahí queda pendiente un ajuste importante, no sé si entre un 20 ó 25% pero evidentemente cuanto antes se produzca mejor. El precio se ha retenido primero por las inmobiliarias y ahora son los bancos que tienen en sus balances gran número de inmuebles los que, de alguna forma, están reteniendo el precio de la vivienda.”

(sobre el precio razonable de la vivienda) “tiene unos fundamentos para la determinación de su valor, fundamentos que dependen de muchas variables como la situación de empleo, de los tipos de interés, de las expectativas de crecimiento de la economía, de la evolución demográfica, de la llegada o no de inmigrantes. En España se vivió una serie de variables específicas que justificaron un aumento del precio de la vivienda. Pero hubo un momento, a partir de 2004, donde la única justificación que había para los incrementos del precio era que se había producido incrementos parecidos en el pasado. Cuando ya los fundamentos económicos no pueden justificar una subida del precio, te encuentras en una situación de burbuja que dura hasta finales de 2006. Y esto es lo que hay que limpiar actualmente y lo antes posible porque además antes eliminarás el exceso de oferta y simultáneamente permitirás que el sector de la construcción vuelva a tener actividad”.

la causa fundamental (de la burbuja) es una situación de tipos interés muy bajos. Se podía haber controlado más por parte del supervisor bancario lo que es el crédito promotor en España. Hubiera controlado, limitado y restringido más la concesión de crédito promotor.”

la medida fundamental es el ajuste de los precios a la realidad del mercado. Cuando se produzca, empezará a eliminarse el exceso de oferta y la demanda no sólo estará enfocada en el stock de vivienda, sino en viviendas nuevas. Y también es muy importante que las entidades comiencen a dar crédito. Aunque sí están dando financiación pero para sus propios inmuebles”

(sobre si es buen momento para comprar) “el mercado de la vivienda es muy complejo, hay muchos segmentos y sub-segmentos. De forma genérica se tiene que producir más caída de precios pero creo que empieza a haber oportunidades y a haber precios que se van ajustando, razonables a medio y largo plazo. Pero desde un punto de vista global todavía necesitan más ajustes, aunque no es lo mismo un piso en las afueras de madrid que un piso en la costa. Y las estadísticas oficiales no son buenas. Las estadísticas de empresas privadas, como idealista.com, te dan más información sobre la realidad de los precios. Por ejemplo, los precios del INE son de escrituras de hace año y medio, son datos desfasados.”

(Sobre el riesgo del tipo fijo) “si tú te endeudas con una hipoteca a 20-25 años, a lo largo de ese tiempo los tipos seguro que suben, con lo que la gente no debe tomar por fijo los tipos que esta pagando hoy”.

 

Resumiendo: diagnóstico bastante certero del origen de la burbuja (el exceso de crédito y la relajación de criterios) y receta adecuada: ajuste de precios, saneamiento bancario y recuperación de la financiación. Y, además, dos críticas que yo no he dejado de hacer en todo este tiempo: la nefasta gestión del Banco de España como supervisor (MAFO, desde hoy, está de más); y las inútiles estadísticas de vivienda.

Si acaso, ha intentado barrer para su casa –y defender al Gobierno de Aznar al que perteneció- colocando en 2003 o 2004 el comienzo del desmadre crediticio y de precios. Y ahí discrepo. Las malas prácticas comenzaron, como he justificado en numerosas ocasiones, hacia 2000 o 2001 como muy tarde.

De Guindos no ha parado de criticar, con acierto, los sucesivos cierres en falso de la restructuración bancaria del Salgado y MAFO. Fue una declaración ciertamente valiente la que realizó a primeros de junio de este mismo año, en un momento en que ningún político –de izquierda o derecha- se atrevía a decir cosas a así: “Ya es hora de que los bancos reconozcan de una vez las pérdidas latentes en sus balances: los 120.000 millones de suelo, dejarlos en la mitad”.

Ahora llega la hora de la verdad y no es lo mismo el toreo de salón que saltar al ruedo únicamente pertrechado del capote. Veremos lo que da de sí, pero soy optimista.

 

Sobre la polémica de su pasado en Lehman Bros.:

Durante dos o tres años trabajé en una compañía francesa, la promotora Nexity. Entre sus accionistas figuraba el banco de inversión Lehman Brothers, y también la Caisse General des Dépôts et Consignations, que era el de referencia (poco conocida en España pero de gran relevancia en Francia). Cuando, en las reuniones, alguien preguntaba quién estaba detrás de la compañía, solía utilizar el nombre de Lehman para dar caché y seguridad a mi interlocutor. Era un sello de calidad.

A mí no me sorprende que alguien con el currículo de De Guindos –Secretario de Estado de Economía con Aznar- sea fichado por Lehman Europa. Y sería descabellado pensar que tuvo alguna responsabilidad en la debacle de la empresa, toda vez que entró a formar parte en 2006, cuando el pescado estaba vendido. Es más: Lehman Europa no se hundió, era de hecho la única división rentable a pesar de la quiebra, hasta el punto de que Barclays se interesó y la adquirió.

Por eso me parece lamentable escuchar al secretario del Partido Socialista, don Marcelino Iglesias, en su primera valoración del nuevo Gobierno, decir que “le deseo que lo haga mejor que en su etapa de Lehman”. Un golpe bajo que retrata a quien lo propina.

Es Navidad. Pasado mañana celebramos el nacimiento de Jesús de Nazaret. Que lo disfruten en familia y traten de no olvidar lo verdaderamente importante.

El presidente de la patronal de la banca, Miguel Martín, se quejaba no hace muchas fechas en una misiva enviada a Elena Salgado del flaco favor que el Gobierno haría a la seguridad jurídica (y a la cuenta de resultados de sus representados) si modificara el régimen jurídico de las garantías hipotecarias y de ciertas cláusulas contractuales. Se estaba refiriendo, cómo no, a la dación en pago y a las cláusulas “suelo”.

Esta gran preocupación que siente la banca por la seguridad jurídica en los casos en que les puede perjudicar, se esfuma como por arte de birlibirloque cuando les reporta beneficio o protección. Me recuerda, ahora que está tan de moda, a esos entrenadores de fútbol que montan en cólera cuando el árbitro les perjudica mientras que se limitan a decir “no lo he visto” o “no hay comentarios” si el trencilla se ha “comido” un penalty o ha concedido una tarjeta roja a su favor.

Parafraseando la famosa canción de los Rolling, los banqueros de este país se han acostumbrado, desde que empezó la crisis, ha acudir a la estantería del aseo para proveerse de píldoras graciosamente concedidas por “Querida Vicepresidenta”. Muchos de estos cambios legislativos que han favorecido la subsistencia de entidades financieras virtualmente quebradas los denuncio y explico en “Adiós, ladrillo, adiós” (posibilidad de cambiar la vivienda libre en protegida, modificación del criterio de valoración de los suelos urbanizables, …). Hay, sin embargo, otra modificación que se me había pasado incluir en el libro –probablemente porque fue “colada” como medida “excepcional” dentro de un paquete “extraordinario” para “mejorar la liquidez de las pequeñas y medianas empresas”-.

En efecto, el 12 de diciembre de 2008 se aprobó el Real Decreto-Ley 10/2008 con los fines mencionados que incluía la modificación del artículo 260 de la Ley de Sociedades Anónimas. Éste enumera las causas de disolución de las SA. El apartado cuarto señala expresamente que la sociedad deberá disolverse:

“Por consecuencia de pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso conforme a lo dispuesto en la Ley Concursal”.

Pues bien, el famoso R D-L 10/2008 establece que, a los efectos del art. 260.4 de la LSA, no se computarán las pérdidas por deterioro derivadas del Inmovilizado Material, las Inversiones Inmobiliarias y las Existencias.

Sorprendentemente, y dado que estas medida tenía una vigencia limitada -años 2008 y 2009-, el Gobierno ha prorrogado esta “excepcionalidad extraordinaria” para los ejercicios 2010 y 2011 inventándose el Real Decreto-Ley 5/2010. (No tengo ninguna duda de que a lo largo de este año volverán excepcional y extraordinariamente a volver a ampliar el plazo).

¿Y por qué me acuerdo ahora de esto? Después del post del pasado lunes (“¡Albricias! Metrovacesa…”) y a raíz de algunos de vuestros comentarios he estado dando una vuelta por la Red a ver si pillaba alguna información relevante y esto es lo que me he encontrado.

Lo que parece una medida para salvar el pellejo a las inmobiliarias –que lo es- responde fundamentalmente al interés de preservar la mora de nuestras solventísimas entidades financieras. En los últimos meses se ha refinanciado a Reyal Urbis, Metrovacesa, Colonial, Vallehermoso, Realia, Renta, Rayet (con la antigua Astroc, rebautizada Afirma, rerebautizada Quabit), Martinsa Fadesa, Habitat, Llanera, Testa, y seguramente muchas más que se me escapan. Sólo las mencionadas suman más de 30.000 millones de euros, más de cinco billones de pesetas. Una bicoca.

En la canción de los Rolling, la mamá acaba muriendo de sobredosis por exceso de ayuda, ¿le pasará lo mismo a nuestro sistema financiero?

La concesión de crédito ha sufrido un fuerte descalabro desde que comenzó el año. Los préstamos a familias han caído, de diciembre a enero, un 63%. El descenso interanual tampoco se queda manco: 43%. En el caso de las empresas, la caída es algo menor: el 30% en un mes, y el 16% en el interanual.

Por otro lado, el interés medio (es decir, el coste) de contratación de una hipoteca ha pasado, en un solo mes, del 2,66% al 2,92%. Casi un diez por ciento de encarecimiento. Es más, según se exhibe en este artículo, los diferenciales que se aplican sobre el índice de referencia –el Euribor a un año- se empiezan a situar en niveles más propios de tipos fijos: desde el 1% hasta el 3%; muy por encima del “cero coma” al que nos tenían acostumbrados. Salvo, claro está, para sus propios activos, donde las facilidades de financiación recuerdan otros tiempos, como vimos en el post de ayer. ¿Qué está pasando?

Echemos un vistazo por el lado de la Demanda. Sin duda se ha contraído. Llevamos meses diciendo que la eliminación de la desgravación fiscal iba a incidir en el mercado de la manera que al final lo ha hecho; es decir, adelantando la decisión de compra antes del final de 2010. Enero ha sufrido la gran resaca de la eliminación de este incentivo.

Pero esto no es suficiente para justificar tanto el descenso en la constitución de hipotecas como, por supuesto, su encarecimiento. Y es fácil deducirlo puesto que el descenso del crédito a empresas –absolutamente ajeno a los incentivos fiscales en la compra de vivienda- indica que hay un cambio de tendencia generalizado.

Algunos caerán en la tentación de argumentar tanto la cantidad como el coste por la fuerte subida del Euribor. Sin embargo, este índice no tiene nada que ver con lo sucedido en enero, mes en que se situó alrededor del 1,5%, en línea con diciembre.

Además, los precios de la vivienda, según todos los índices, siguieron bajando durante el mes de enero lo que implica, con un Euribor similar y condiciones similares, que las cuotas para nuevas hipotecas deberían haber sido más reducidas: un incentivo que debería animar las compras.

Así que tendremos que volver los ojos a la Oferta –bancos y cajas- para entender el cambio. ¿Se acuerdan que hace apenas unas semanas Elena Salgado decía que la recapitalización de las cajas iba a suponer un incremento notable de la financiación? ¿Y de Mafo diciendo que así se evitaría el credit crunch? ¿Y recuerdan también como, casi al unísono, los economistas del país apuntaban a que iba suceder justo lo contrario? Pues ya tienen la respuesta.

En efecto, el propio Banco Central Europeo advirtió el pasado 9 de marzo que adelantar las exigencias de capital de Basilea III supondría incrementar el riesgo de efectos negativos en los flujos de crédito a la economía real. Exigir unos recursos propios superiores en el balance de las entidades financieras incentiva la reducción del crédito, pues es la manera más fácil de conseguirlo –al reducir las necesidades de ampliar el capital-. (Recomiendo al respecto la lectura del artículo de Rubén Manso titulado “Reformas Amarillas” en El Economista).

Al final, lo que se pone de manifiesto es que el país carece de rumbo económico. Vamos dando bandazos desde el comienzo de la crisis y los que nos dirigen todavía no han acertado con el rumbo adecuado. De lo que no cabe duda, por lo acontecido hasta ahora, es que serán las clases medias las que paguen los platos rotos. Prepárense para una buena dosis de sufrimiento y expolio antes de que esto se enderece.









Archivo

enero 2019
L M X J V S D
« sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Warning: include(http://www.libremercado.com/fragmentos/blogs.footer.html) [function.include]: failed to open stream: Unable to find the socket transport "ssl" - did you forget to enable it when you configured PHP? in /data/site/www/wp-content/themes/evolve/footer.php on line 150

Warning: include() [function.include]: Failed opening 'http://www.libremercado.com/fragmentos/blogs.footer.html' for inclusion (include_path='./:/data/site/esradio/comun') in /data/site/www/wp-content/themes/evolve/footer.php on line 150